Irrigadores dentales y por qué utilizarlos

La limpieza bucal perfecta no pasa solo por el cepillado. Cada vez más personas confían en los irrigadores dentales para mantener unos dientes perfectamente cuidados y libres de enfermedades.

 

¿Sabes qué es un irrigador dental?

A primera vista, puede que esta pequeña máquina no nos diga mucho, sin embargo, es un instrumento muy sencillo de utilizar que facilita notablemente la limpieza de las zonas más complicadas de la boca, como pueden ser las muelas más alejadas o los espacios interdentales.

Los irrigadores dentales funcionan a través de agua a presión,  que permite alcanzar esas zonas a las que es más complicado llegar con el cepillado.

Su uso es muy sencillo y los resultados comienzan a notarse de inmediato. Estos son algunos de ellos:

  • Reduce la placa dental

Los irrigadores bucales permiten eliminar más eficazmente la placa dental o bacteriana, sobre todo en las zonas de difícil acceso. Por ello, son el complemento perfecto para la limpieza interdental.

  • Consigue unas encías más sanas

Al disminuir la placa bacteriana, la inflamación y el sangrado de las encías se reducen ayudando a prevenir enfermedades de las encías como la gingivitis. De hecho, los irrigadores bucales están especialmente aconsejados para facilitar el acceso a las bolsas periodontales, que son los huecos que aparecen entre los dientes y las encías en las personas afectadas por periodontitis.

  • Disfruta de una mayor sensación de limpieza y frescor

Después del cepillado, acabar la higiene dental aplicando agua o enjuague bucal a través del irrigador, nos permitirá conseguir una limpieza más profunda. Está especialmente indicado para personas con ortodoncia, coronas o implantes. De hecho, para estos últimos, los irrigadores dentales resultan son imprescindibles, ya que al colocarlos, se deja un espacio entre la encía y la pieza implantada que es fundamental limpiar a diario con detalle.

 

¿Cuándo utilizar un irrigador dental?

Este es uno de los últimos pasos a realizar en una rutina de higiene dental completa. Primero hay que cepillar los dientes, después es aconsejable utilizar la seda y los cepillos interproximales y, por último, el irrigador.

En este último, es conveniente ajustar correctamente la presión del agua, sin excederse, ya que mucha presión podría dañar el esmalte. En cualquier caso, el mejor consejo de utilización es seguir los pasos recomendados por el fabricante.

 

Las recomendaciones de Farmadistrict:

 

Waterpik Traveler Irrigador Bucal Wp-300

Indicado para todo tipo de personas que quieran obtener una limpieza en profundidad. Llega donde otros aparatos de limpieza no pueden. Indicado en portadores de ortodoncia, implantes o coronas, así como en personas con necesidades específicas como diabéticos o personas con enfermedad periodontal.

 

Waterpik 2 En 1 Wp-700

Indicado para todo tipo de personas, que quieran obtener una limpieza en profundidad, ya que se consigue llegar donde otros aparatos de limpieza no pueden. Además, también está indicado en portadores de ortodoncia, implantes o coronas, así como en personas con necesidades concretas como diabéticos o personas con enfermedad periodontal.

 

Waterpik Irrigador Ultra Wp-100

El irrigador más completo de waterpik. Capaz de eliminar el 99,9% de la placa bacteriana es hasta dos veces más efectivo que la seda dental para la mejora de la salud gingival y tres veces más eficaz que el hilo dental en la limpieza.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Categorías blog

Comentarios recientes