Lágrimas artificiales

Las lágrimas artificiales son una solución en gotas que tienen la función de lubricar el ojo. Se usan para combatir la sequedad e irritación que produce el síndrome de los ojos secos. Una afección que afecta al 10-30% de la población, sobre todo, a personas de edad avanzada.

Las lágrimas artificiales son un tratamiento que puede adquirirse sin receta médica ya que simplemente son gotas lubricantes para mantener en condiciones óptimas la hidratación de los ojos. Aunque su uso natural y más generalizado es para combatir el ojo sensible, las lágrimas artificiales también pueden aplicarse para:

  • Evitar lesiones cuando en el ojo se ha metido arena o polvo.
  • Reducir el roce de una zona inflamada dentro del ojo debido, por ejemplo, a un una infección, un traumatismo o tras una operación.
  • Si hay fatiga ocular. 

A la hora de hablar de lágrimas artificiales debemos precisar dos tipos

  • Con conservantes, que suelen venir en envases multidosis y cuyos conservantes son los que ayudan a combatir el crecimiento de bacterias una vez que se ha abierto el envase. Eso sí, cuidado ya que estas sustancias en algunos casos pueden irritar el ojo sobre todo si es extremadamente sensible.
  • Sin conservantes. En este caso suelen venir en envases de una sola dosis o monodosis. No llevan apenas aditivos y están más recomendados para ojos muy sensibles y en casos en los que se haga un uso muy frecuente de las lágrimas artificiales, ya que la monodosis, habrá que desecharla una vez abierta en menos de 24horas.

Diferencias entre las lágrimas artificiales y los colirios 

Respecto a la diferencia entre colirio y lágrimas artificiales, en el primer caso se hace referencia a un medicamento líquido que se pone sobre el ojo en forma de gotas de forma dosificada. Existen muchos tipos de colirios y la diferencia entre un colirio y otro está en la patología ocular que se va a tratar, así como en la composición que lleve cada uno. Con lo cual, las lágrimas artificiales son un colirio por su forma farmacéutica, pero que no llevan medicamentos en su composición. Por ello, son colirios que se pueden adquirir sin receta.

Cuando tenemos los ojos rojos o padecemos de ojo seco con molestias que no van más allá de un picor o sensación de arenilla soportable, podemos recurrir a este tipo de colirios que no llevan medicamentos en su composición y aplicarnos las gotas nosotros mismos. No obstante, si tienes dudas del origen del ojo rojo, o de las molestias, siempre debes consultar con un profesional.

Eso sí, como cualquier otro colirio debemos controlar siempre la fecha de caducidad del envase, mirar cuanto tiempo puede utilizarse una vez abierto y leer detenidamente su prospecto. 

Cómo usar correctamente los colirios

En este caso es importante seguir nuestras recomendaciones:

  • No usar colirios que hayan permanecido abiertos más de los meses que se indica en el envase (puede variar en cada marca de colirio, dependiendo del tipo de envase y la cantidad o tipo de conservantes que lleven en su composición).
  • Nunca se debe compartir un colirio ya que el riesgo de contagio de posibles conjuntivitis y otras patologías infecciosas puede ser muy elevado.
  • Cuando vayamos a ponernos los colirios o gotas en los ojos es fundamental lavarse bien las manos. También evitar el contacto de la punta del frasco con el ojo u otras partes del cuerpo una vez abierto.

¿Qué contienen las lágrimas artificiales?

Las lágrimas artificiales suelen contener, entre sus principales componentes, hialuronato sódico ya que mejora la retención de agua sobre la superficie corneal. Algunas soluciones también incluyen hipromelosa, glicerina, extractos herbales de manzanilla y eufrasia, que ayudan a humedecer y refrescar los ojos.

¿Es recomendable utilizar lágrimas artificiales?

Uno de los principales usos de las lágrimas artificiales es para tratar el síndrome del ojo seco, pero también se utilizan para tratar la fatiga ocular o simplemente para humedecer los ojos que portan lentes de contacto, los cuales tienen mucha más probabilidades de sufrir sequedad ocular, ya que tienen gran poder para refrescar y relajar los ojos. Muchas de estas lágrimas artificiales se pueden aplicar sobre los ojos cuando llevamos las lentillas puestas, lubricando así el ojo y la lentilla, aportando mayor confort.

Es recomendable que se apliquen lágrimas artificiales en los ojos siempre que se necesiten, ya que pueden usarse todos los días y con la frecuencia que desee.

Comprar lágrimas artificiales

Como ya sabes, el uso de las lágrimas artificiales pueden ayudarte mucho a calmar las molestias de sequedad de ojo en tu día a día. No te lo pienses y elige en el amplio catálogo de la parafarmacia online de Farmadistrict las lágrimas artificiales que mejor se adapten a tus necesidades.

Todas ellas son seguras para los ojos, pero si no tienes claro cuáles elegir no dudes en  preguntarnos, en Farmadistrict estaremos encantados de poder ayudarte.

Deja una respuesta